Phat Filter 150 x 600 mm Qmax 850m3/h

Phat Filter 150 x 600 mm Qmax 850m3/h

Más detalles

LOS FILTROS DE CARBÓN "PHAT FILTER" SON MEJORES QUE EL RESTO DE MARCAS. Tienen realizadas 3 pruebas de calidad: Prueba de Yodo de 1200 mg/g Ensayo estándar reconocido internacionalmente Prueba de Butano de 25.97 g/100g C Ensayo estándar reconocido internacionalmente Prueba de CTC 66.74 Ensayo estándar reconocido internacionalmente Compare nuestra prueba de carbono de 1200 mg/g con los resultados obtenidos en comparación con otras muchas marcas (1050 mg/g), y la elección es fácil. Si ésta tiene que ver con el carbono, entonces elija carbono de mayor calidad (comprobado), elija "PHAT Filter". • Carbón virgen de baja densidad y altamente eficaz. • Lecho de carbono empaquetado suavemente para garantizar un gran volumen del área de superficie del carbono. • Fabricado para que no surjan burbujas de aire en nuestra única membrana superior con derivación cero, de modo que se garantiza la filtración de todo el aire. • La malla de aluminio exterior proporciona un 53% de área abierta, lo cual permite un incremento del flujo de aire. • Los filtros Phat genuinos se sellan inmediatamente después de la fabricación para ayudar a conservar la humedad, optimizar la presentación y mejorar la esperanza de vida. • Incluye prefiltros. La "activación" del material se consigue exponiendo la materia prima a elevadas temperaturas y vapor de agua. Con este proceso se crea una estructura de elevadísima porosidad y canales minúsculos, que se traducen en una gran superficie interna de carga positiva. La superfície efectiva puede llegar a ser de hasta 1.400 m2 por gramo de carbón activo. El fenómeno por el que el material atrae y retiene las partículas no deseadas es el fenómeno físico de la adsorción. La superfície del carbón activo es no-polar, y por ello retiene los elementos más hidrofóbicos y con más afinidad por el carbono, es decir, especialmente las moléculas orgánicas. Como la cantidad de poros libres es limitada, las cavidades se van saturando hasta que llega un momento en que el filtro deja de ser efectivo. Dado que las partículas quedan retenidas por un fenómeno de superfície causado por fuerzas físicas débiles, la adsorción, es posible su reversibilidad, normalmente mediante desorción térmica, aplicando calor y presión, como se suele hacer a nivel industrial.